Página de aula de lengua y literatura de Educación Secundaria

Los que no somos gigantes -la gran mayoría de los seres humanos- tenemos que ir supliendo nuestras carencias a base de esfuerzo y de ir ingeniándonoslas en muchos aspectos. De qué manera y en qué dirección, cada uno va supliendo sus propias carencias, eso dependerá ya del gusto y las particularidades de cada cual. Si investigaba en los ámbitos que me interesaban a mi ritmo y a mi gusto, asimilaba técnicas y conocimientos de un modo extremadamente eficaz (1)

Espero que esta carpetadelc te ayude a crear tu propio recorrido.

(1) Adaptado de De qué hablo cuando hablo de correr de Haruki MURAKAMI

5.11.14

Brindis



Brindis
A Gustavo Cabrera y Juan Carlos Mestre

Por los que nunca durmieron en un campo de espigas
con la mirada puesta en la tormenta,

Por los que no se vieron nunca sorprendidos por la
urgencia del rayo,

Por los que temen que le búho y la comadreja
se alimenten de sus corazones muertos,

Por los que nunca oyeron la canción del alce

Por los que confundieron el amor
con la excursión de fin de curso,

Por los que se besaron una tarde entre las lápidas
de los cementerios,
Por los que nunca urbanizaron los sueños,

Por los que ya no temen la distancia, ni la sangre
ni los sueños,

Por los que cada noche, después de las cervezas
y el amor, vacían las colillas de los ceniceros,

Por la que puso nombre a mi desilusión,

Por los que nunca renunciaron a la noche
ni al frío de diciembre,

por las nudistas alemanas que perfumaron el mar

Por las musas que se ahogaron en el folio,
Por las que huyeron con un solo zapato,
Por los que mueren a diario en los espejos. Raúl Vacas








7.10.14

Inteligencia, dáme el nombre exacto de las cosas!

El negocio de inventar nombres

            A Fernando Beltrán le contrataron hace años porque a un sitio recién inaugurado no iba nadie. Ni familias, ni niños, ni turistas, ni nadie. "Se llamaba Parque Biológico de Madrid y sus responsables decían que o empezaba a ir gente o cerraban en unos meses. Yo acudí temiéndome lo peor: me imaginaba un lugar aburrido... Y resulta que allí había una casa llena de mariposas, un Polo Norte en miniatura con pingüinos de verdad, una miniselva con monos... ¡Era estupendo! Claro que ¿qué padre lleva a su niño pequeño a algo llamado Parque Biológico de Madrid? El nombre fallaba, sin duda. Así que me puse a trabajar. Y les propuse el que tiene ahora: Faunia. Ahora va más gente. No han cerrado".


           Fernando Beltrán es poeta. Y como todo buen poeta, ha vivido siempre de otra cosa. Fue administrativo, librero, periodista, actor, guionista de cine y empleado en una agencia de publicidad. En nada duró mucho. Pero en el mundo de la publicidad vislumbró su hueco: "No se les daba importancia a los nombres. Ni siquiera tenían mucho presupuesto para eso. Para el marketing, sí; para el logotipo de la marca en cuestión, también, y para el mercado, pero el nombre era lo de menos". Beltrán decidió, hace 14 años, crear una empresa dedicada exclusivamente a la creación de nombres. Sus amigos le dijeron que si estaba loco, que se iba a morir de hambre, que para eso, mejor dedicarse en exclusiva a la poesía...   

         No se ha muerto de hambre. Al contrario. La industria de buscar el nombre exacto para nuevas empresas, o nuevos productos de empresas conocidas, ha cobrado cada vez más importancia en la publicidad. En Estados Unidos, al fenómeno se le denomina naming, y hay empresas de cientos de empleados dedicadas casi en exclusiva a la búsqueda de la designación exacta de cada cosa. Es algo difícil... y caro. "Hay muchos precios, claro. Y hay muchos factores que influyen en la factura final", comenta Gonzalo Brujó, consejero delegado de Interbrand-España, una compañía internacional que crea marcas, con más de 1.200 empleados en todo el mundo y 40 delegaciones repartidas por el planeta. "Pero el precio puede ir desde los 12.000 euros para el nombre de una pequeña empresa hasta los 70.000 para la denominación de un coche estrella de una firma mundialmente conocida, como Ford Mondeo, por ejemplo, que lo hicimos nosotros, en España", comenta Brujó.

           A Beltrán le costó lo suyo aguantar. "Yo trabajaba solo, al principio hasta tenía que ocultar a algún director de empresa que yo era el único miembro de mi empresa, o que era poeta, porque no sonaba demasiado serio, o citarle en vestíbulos de hotel, porque me daba un poco de apuro quedar en la habitación del piso alquilado donde instalé la oficina. Mis amigos me decían que lo dejara, pero yo aguanté... y entonces vino lo de Amena, y me salvé", recuerda.

          Una compañía telefónica buscaba una marca para su división de móviles. Y contrató a una agencia de publicidad. Y ésta, a su vez, subcontrató a Beltrán para que le propusiera nombres. "Buscaban algo nuevo, dirigido al público joven, y pensé, para desmarcarme de las palabras inglesas que se llevaban por entonces, en una palabra española. Y les propuse Amena. Y para mi sorpresa, después de probarlo con gente de la calle, fue el elegido. No me proporcionó dinero, porque yo era un subcontratado, pero me abrió puertas. Me trajo más clientes".

         Abandonó el tuguriete que no enseñaba a los directivos por vergüenza, contrató a una secretaria, consolidó su empresa, que se llama, precisamente, El Nombre de las Cosas, pero no abandonó su manera casi artesanal de trabajar: "No me alié con nadie, con ninguna agencia exitosa que también hiciera logotipos o estudios de mercado. No busco el dinero sino seguir disfrutando con lo que hago. Por eso sigo solo". Su método es siempre el mismo: escucha al cliente, que por lo general no es una gran empresa, sino alguien que pone un bar, o que ha creado un vino, o que quiere triunfar con su tienda... "Ellos me cuentan, me explican lo que quieren. Una señora quería que su tienda de velas tuviera que ver con la literatura, y a mí se me ocurrió novela. El dueño de un restaurante quería un nombre que aludiera a su intento de que el que fuera a comer se sintiera como en casa. Se me ocurrió casa prestada".

          En estos años, además de estos nombres, ha bautizado las tiendas Opencor, el centro cultural La Casa Encendida (extrayéndolo del libro del poeta Luis Rosales), la colección de libros Suma de Letras... Su tarifa va desde los 1.000 euros hasta los 12.000, "dependiendo mucho de quién me lo encarga y por qué, porque yo soy mi propio jefe, hago lo que quiero, y regalo nombres a ONG o a los amigos".

         Está convencido de que su auténtica vocación, la poesía, es una herramienta utilísima: "Claro, un poeta busca decir lo máximo con las menos palabras posibles. Hay que hacer un esfuerzo de síntesis. Y crear imágenes. Trabajo igual los versos que los nombres: apuntando las ideas en cuadernos y en libretas, en la oficina o en la calle, mientras paseo". Desde que empezó, ha concebido más de 300 nombres. A un ritmo de dos al mes. Pero le faltaba uno: el suyo.¿Cómo debía llamarse el que se ocupa de buscar nombres? La respuesta se la dio su hija: "En el colegio pidieron a los alumnos que apuntaran en una ficha la profesión de los padres. Mi hija puso 'poeta y nombrador'. Me pareció la definición más hermosa del mundo". El País.

.

14.9.14

Deseos

13 deseos para Elena

Que tengas días claros como un río. 
Que tengas noches llenas de delfines. 
Que tus manos propaguen los jardines 
y tus pies nunca pisen el vacío. 

Que no comas la fruta del hastío. 
Que no sea gris el cielo que imagines. 
Que haya algodón allí donde te inclines. 
Que tus sueños no tomen un desvío. 

Pido para ti playas de Neruda, 
pido ángeles de Alberti y una espada 
de Garcilaso, un bosque de Machado 

Elena, plata azul, verdad desnuda. 
Elena nieve verde en la mirada
Que no acabe este amor que hoy ha empezado. 
                                                                            Benjamín Prado
                                                                                   Ecuador. (Poesía 1986-2001 y otros poemas)                                                                                                                                      

De la importancia de las palabras y de su uso

Las palabras son inexactas, pero es lo único que tenemos, por eso hay que hablar mucho, hablar de todo como si fuésemos hombres perfectos. Uno lee y se retuerce de dolor, y se muere por las noches porque le duelen los ojos y va al museo o al cine o al teatro y se muere de dolor porque no entiende nada. Pero después cuando lo comparte lo olvida todo […]
¿Dime cómo salta, dime cómo ríe, dime cómo habla el hombre perfecto? ¡Háblame! […]
Prométeme que nacerás y nos explicarás por última vez el cielo
Por última vez el mar
Por última vez la lluvia y los números
Prométeme que nacerás y nos explicarás por última vez
La palabra y el silencio y la muerte
[…]
Prométeme que nacerás y nos explicarás todo otra vez
Para que dejemos de hablar de ello
Y podamos vivir.

                                   Pablo Fidalgo y Celso Giménez, La velocidad del padre, la velocidad de la madre

 imagen:deviantart.com

13.5.14

Con Raúl Vacas

Algunas apreciaciones de la experiencia contadas por el alumnado de 1º ESO que participó en el taller. 

       "Este viernes nos llevaron a la biblioteca y allí nos esperaba la profesora de Lengua Española y un hombre de pelo canoso, de mediana edad. Ese hombre era Raúl Vacas, escritor del  libro Esto y Eso que era el que estábamos leyendo en estos momentos.
       La hora fue muy entretenida, riéndome con mis compañeros por las onomatopeyas que nos hacía decir Raúl para que un texto que él estaba leyendo cobrara vida. También nos dio un papel donde estaba impresa una pared y nos dijo que pusiéramos allí un lema, un dibujo o una frase que nos inventáramos.
     Gracias a ese taller, ahora me interesa bastante más la poesía ¡e incluso me he apuntado en un certamen de poesía y narrativa! En fin, en esa sesión saqué toda mi imaginación que ni si quiera yo sabía que tenía." Alejandro V. 


     "La visita de Raul Vacas a este centro  me encantó, pero se me hizo corta, por mí volvería a hacer charlas así todos los días, ya que a mí siempre me gustó poder publicar un libro de poesía cuando sea mayor.Raúl Vacas me parece un chico estupendo y sus poemas son geniales. Nos leyó algunas cosas e hicimos varias actividades, yo participé en todos. A mí la poesía me encanta, y hago muchos poemas, aunque son de amor, es como que me relaja, y algo me entendí con él, porque a los dos nos gusta escribir, ser poéticos y cosas así. Soy muy espontánea, también en mi forma de escribir, pues cuando se me viene algo a la cabeza, lo escribo, sin pensarlo, y no vuelvo atrás para leerlo porque después de una idea me vienen muchas seguidas, sólo al acabar, corrijo lo que me sale mal. 
    Y sobre lo de recitar, pues Raúl Vacas lo hace bien, le pone sentimientos a las palabras, y eso me gusta, porque la poesía la puede hacer mucha gente, pero los sentimientos que trasmite, no todos son capaces". Fátima.


        "La verdad me emocioné bastante cuando supe que iba a venir al instituto, un poeta "famoso" ( o como dice mi padre : "famoso na súa casa") y que hiciera un taller con nosotros. Su poesía me parece imaginaria e inusual en comparación con otros poetas que no escriben con la misma extravagancia con la que lo hace él. Mi poema favorito es de su libro Consumir Preferentemente y se llama Cool Water.
       Yo quería que firmara un libro suyo pero no tenía ninguno, entonces cogí una libreta para que lo hiciera en una hoja. Después estaba saliendo de la biblioteca, la profe me presentó Raúl Vacas, me dijo que Alizé había elegido el vídeo en el que yo recitaba un poema suyo. Me gustó conocerlo.  Espero que más adelante vuelva a vernos." Uxía M.


       "Para empezar, el año pasado la poesía no es que me interesara mucho. Ahora que conozco a Raúl Vacas tengo una percepción un poco distinta de este tipo de literatura. Me divirtió este taller y sobre todo el tema del graffiti. El texto que nos mandó escribir Raúl Vacas no lo pude acabar pero había algunos que leyeron mis compañeros bien estructurados, y muy buenos. Después nos enseñó algunos libros un poco raros, como uno en el que salían muchas ventanas y al paso de las páginas esas ventanas se iban cerrando. También había otro en el que salía una casa y que al paso de las páginas se iba convirtiendo de una aldea a una ciudad, ya que el número de casas y edificios aumentaba.   
       Me pereció un poco corta la visita, ya que me encanta oír a la gente hablar de literatura y de sus experiencias". Adrián.    


         "Raúl Vacas es una persona estupenda cuya vida me sorprendió mucho. Nos contó muchas cosas pero la que más me sorprendió fue que una persona tan importante se haya criado en un pueblo tan pequeño y que al poco tiempo se fuera a vivir a la ciudad. Me gustaron mucho las actividades que hicimos como crear una historia a partir de cinco palabras o crear nuestro propio graffiti. Los poemas de Raúl Vacas me gustan  y me gustaría que algún día yo pudiese escribir poemas como los suyos". Ángela


       "Allí estuvimos hablando del urbanismo, él es un urbanita. Nos enseñó un libro en el que se veía un paisaje que iba cambiando. Primero había una casa sola con una iglesia, había muchos árboles pero poco a poco iban desapareciendo los árboles y había más casas hasta que se hizo una gran ciudad con una industria que echaba mucho humo y un árbol solamente. Nos propuso hacer un pequeño poema en una pared, también hicimos una historia y unos anuncios con los que  me divertí mucho. Ahora lo voy pillando. Espero que otro poeta venga por aquí. Alex M.


           "Me ha gustado haber conocido a Raúl Vacas porque siempre me ha gustado mucho la experiencia de conocer a poetas, escritores, artistas. Me interesó que un ticket de la compra ya es una historia y que con cinco elementos ya podemos aproximarnos a la personalidad de una persona. 
           Descubrí que Raúl Vacas es un hombre amable que nos ha enseñado a encontrarle interés a cualquier cosa. Me gustó también haber escrito un graffiti en una pared. Fue una bonita experiencia porque uno de mis deseos es llegar a escribir un libro de poesía". Elsa


           "El taller  me ha parecido interesante. Me ha demostrado que a partir de cualquier cosa se puede crear un poema. La poesía nunca me llamó la atención, la leía sin entenderla del todo y eso hacia que no me gustara, pero Raúl Vacas nos explicó que cada persona puede interpretar el poema como quiera. Él, cómo persona, es muy majo y nos invitó a escribir poesía, nos dijo que no hacía falta estar inspirados para escribir porque eso de "no estar inspirado" es simplemente vagancia. Me gustaría que volviera pronto a nuestro instituto". Nair


       "Es chistoso, simpático, amigable. A mí me llamó la atención sus poemas porque habla de sentimientos; sus juegos de palabras son divertidos y con mucho sentido del humor.  Yo me lo esperaba más adulto, pero las apariencias engañan. El taller me hizo pensar sobre las cosas que nos rodean.
            Joel, Sara, Elsa y yo estuvimos trabajando juntos en el relato de las cinco palabras de la lista,  resultó un poco picante y gracioso. Felicito a Raúl Vacas por su trabajo". Alizé 


      "El vienes fuimos al taller y allí te vi y no te esperaba. Ah, sí,  te esperaba más serio, pero eres una persona inteligente y muy gracioso. Me gustó también tu forma de expresarte en los poemas y en la vida real. No eres mi ídolo, ni te asemejas, pero tengo que admitir que el poema que escogí para recitar me gustó muchísimo y me expresó muchos sentimientos. Solo me quedó una cosa por decirte: ¿ por qué en tus poemas hablas tanto de la nieve"? Marco

       "Me ha parecido una buena experiencia conocer al autor de los libros que estamos leyendo. También me encantó su personalidad porque es muy majo e hizo que el taller no se hiciera aburrido. Otra de las cosas que más me sorprendió fue los libros que nos enseñó, porque no sabía que solo con las imágenes o incluso libros que están totalmente vacíos podían significar tanto o más que los libros llenos de letras.  También me gustó que nos dejara expresar lo que pensábamos libremente. Sonia



       "Por desgracia, yo no he podido asistir al taller de Raúl Vacas. Conozco de él lo que comentamos en clase: es de Salamanca y escribe poesía. Algunos de sus poemas los escuché, e incluso se puede decir que los conozco, porque en clase, todos mis compañeros, incluída yo, nos los aprendimos para recitarlos.  También estoy leyendo uno de sus libros Esto y Eso.   
        Aunque no tuve el gusto de conocerlo, mis amigos me dijeron que en su charla lo pasaron muy bien y fue interesante, por eso me dolió no haber participado o estado, porque sé que a mi también me encantaría haber estado y disfrutado de su presencia. A mí me gusta escribir, y la poesía aún más, y Raul Vacas, por lo poco que leí de sus poemas, se nota que su estilo de escribir es muy propio, original y liberal, porque él no sigue un patrón, sino que es como si dijera aquí voy a escribir yo, y como yo quiera. Es posible que eso sea lo que más me gusta de él". Iria G.



1.5.14

M de mayo, M de Mamá: Poema de RV, Vídeo de BM

Creación audiovisual hecha por Brais Melón, alumno de 1º ESO, a partir del poema de Raúl Vacas, M de Mamá!

Dedicado a todas las madres para que sus sueños se puedan hacer realidad con M de este mes de Mayo que se inicia.


12.4.14

Los alumnos del IES Sanxenxo se adentran en el periodismo

LOS ALUMNOS DEL I.E.S. SANXENXO SE ADENTRAN EN EL PERIODISMO.

El I.E.S. Sanxenxo sorprende a los alumnos de 3º y 4º de ESO con un taller de prensa en  la semana cultural.

            Durante la semana cultural en el I.E.S. Sanxenxo, se ha organizado un taller de prensa por  parte del departamento de Lengua Castellana y destinado a alumnos de 3º y 4º de ESO que quieren enfocar su futuro cara el periodismo. 

        Esta actividad fue impartida por Marcos Gago, redactor en La Voz de Galicia, que explicó la diferencia entre un periodista y un paparazzi, la evolución de la redacción de un periódico con el paso de los años, todos los procedimientos que se requieren en la actualidad, cuales son y como como están organizadas las secciones del periódico en el que trabaja y la importancia que éstos están teniendo en el ámbito digital, de manera que acabarán por ser más leídos que los impresos. 

          Con anécdotas de su experiencia laboral, enumeró las dificultades de su profesión caracterizada por la agilidad con la que se tiene que escribir un artículo y la importancia de que a éste le acompañe una foto; el tiempo de trabajo sin un horario fijo o el tacto que se necesita para entrevistar a una persona que acaba de sufrir un suceso trágico. Pero que a pesar de eso, el esfuerzo se veía recompensado  por el hecho de ser los primeros en conocer las noticias más importantes. 

       Todos los alumnos se mostraron muy participativos y plantearon diferentes cuestiones, las cuales hicieron notar el entusiasmo por la profesión. Para concluir con la charla, Marcos Gago les mostró como el periódico digital se distribuye igual que el impreso y destacó que la publicidad está cada vez más presente en ambos formatos. Y entre anécdotas y preguntas varias, estos futuros periodistas se adentran un poco más el fascinante mundo de la información.    Ana Rodríguez y Mercedes Martínez; 3ºB
La noticia recogida en la prensa escrita: